31 oct. 2013

Halloween

Samhain


La fiesta de Halloween es cada día más popular. Desde su llegada a Estados Unidos de mano de inmigrantes irlandeses esta festividad se ha ido integrando y fusionando con la cultura de distintos países.
Esta fiesta tiene un origen europeo, hace ya unos cuantos siglos que los celtas celebraban el final del periodo luminoso en una festividad de veneración a la Tierra, que poco tiene que ver con la celebración actual.

La festividad de Samhain señalaba el comienzo del año nuevo celta. Tenía lugar en el mes de Samonios (octubre-noviembre), durante la luna llena más cercana entre el equinoccio de Otoño y el solsticio de Invierno.
La celebración duraba 3 noches de luna llena.
La palabra gaélica Samhain significa etimológicamente “el final del verano”.
Se recolectaba la cosecha, para guardar provisiones para el largo invierno. Se recogían los rebaños de los pastos y se llevaban a los cercados, se sacrificaba el ganado que no iba a soportar el invierno.
Finalizaba el periodo luminoso y empezaba la época de oscuridad.

Según la creencia popular durante la festividad de Samhain se abría el velo que separaba el reino de los mortales de El Otro mundo.
La Luna. Arcano XVIII. Tarot Grimaud
En la mitología gaélica, El Otro Mundo se creó como reino del pueblo divino de los Tuatha Dé Danann, que estaban al mando de las regiones invisibles situadas tanto por debajo del suelo como más allá del horizonte. A ellas se accedía a través de cuevas, lagos y los Sidhe (túmulos funerarios). El Dios Daghda era el patriarca. La vida consistía en cazar y participar en grandes banquetes. No sabían lo que era el dolor y la enfermedad, ni tampoco envejecían, por eso también se llamaban Tir ná Nog , “la Tierra de la eterna juventud”. En cada Sidh (túmulo funerario) había un caldero mágico, que les confería ciertos poderes (unos devolvían la vida a los muertos, otros contenían infusiones de sabiduría,…). En la festividad de Samhain los límites de El Otro Mundo se difuminaban y sus moradores podían pasar libremente por entre los mortales.

Durante Samhain se apagaban todos los fuegos y se encendían hogueras sagradas, de las que todos los miembros de la comunidad tomaban brasas para volver a prender la lumbre en sus hogares y así guiar a los ancestros hasta sus casas. Las familias sacaban comida y bebida para rendirles homenaje.

En la festividad de Samhain los Druidas (gran autoridad en materia religiosa, asuntos legales y educativos, astrología y sanadores de la comunidad) se ocupaban de los rituales y sacrificios, de encender las hogueras sagradas y de ofrecer alimento, bebida y ofrendas a las deidades. Al estrecharse el velo con el Otro Mundo aprovechaban para la predicción del futuro.  



HalloweenLas costumbres actuales

Truco o trato
Es costumbre durante esta fiesta, que los niños (y no tan niños) se disfracen de forma terrorífica, las calles se llenan de esqueletos, vampiros, zombies, momias, brujas, etc. Van llamando a las puertas de las casas, cuando los ocupantes abren sus puertas los niños dicen: ” truco o trato” (“trick or treat”), si los habitantes les dan golosinas, dinero u otra recompensa se interpreta que han aceptado el trato, si los ocupantes de la casa se niegan los niños les gastarán una broma. (Esta tradición recuerda vagamente al trato que las familias de los pueblos celtas llegaban con los Druidas, estos recogían alimentos por las casas para realizar ofrendas a la divinidad)


Las calabazas 
La costumbre de tallar calabazas con una vela en el interior (icono por excelencia de la fiesta de Halloween) es una modificación de una costumbre irlandesa (tradicionalmente se ahuecaban nabos y en su interior ponían carbón ardiente para iluminar el camino de regreso al mundo de los vivos a sus familiares difuntos, a la vez que se protegían de los malos espíritus)
Esta costumbre se basa en la leyenda de Jack O´Lantern o Jack "El Tacaño" (Stingy Jack en el original inglés).


Calabazas Halloween


Jack O´LanternLa leyenda de Jack O'Lantern
Jack era un granjero que engañaba y mentía a vecinos y amigos. Por esta conducta consiguió toda clase de enemistades pero también una reputación de persona tan malvada que rivalizaría con el mismísimo Satanás.

El Diablo, a quien llegó el rumor de tan negra alma, acudió a comprobar si efectivamente era un rival de semejante calibre. Disfrazado como un hombre normal acudió al pueblo de éste y se puso a beber con él durante largas horas, revelando su identidad tras ver que en efecto era un auténtico malvado.




 
Cuando Lucifer le dijo que venía a llevárselo para pagar por sus pecados, Jack le pidió una ronda más como última voluntad. El Diablo se lo concedió pero al ir a pagar ninguno de los dos tenía dinero, así que Jack retó a Lucifer a convertirse en una moneda para pagar la ronda y demostrar sus poderes. Satanás lo hizo, pero en lugar de pagar con la moneda Jack la metió en el bolsillo, donde llevaba un crucifijo de plata. Incapaz de salir de allí el Diablo ordenó al granjero que le dejara libre, pero Jack no lo haría a menos que prometiera volver al infierno para no molestarle en una año.

Transcurrido ese tiempo, el Diablo apareció de nuevo en casa de Jack para llevárselo al inframundo, pero de nuevo Jack pidió un último deseo, en este caso que el Diablo cogiera una manzana situada en lo alto de un árbol para así tener su última comida antes de su tormento. Lucifer accedió, pero cuando estaba en el árbol Jack talló una cruz en su tronco para que no pudiera escapar. En esta ocasión Jack le pidió no ser molestado en diez años, además de otra condición: que nunca pudiera reclamar su alma para el inframundo. Satanás accedió y Jack se vio libre de su amenaza.

Su destino no fue mejor, tras morir (mucho antes de esos diez años pactados), Jack se preparaba para ir al cielo pero fue detenido en las puertas por San Pedro, impidiéndosele el paso pues no podían aceptarle por su mala vida pasada, siendo enviado al infierno. Para su desgracia allí tampoco podían aceptarlo debido al trato que había realizado Jack con el Diablo, y éste le expulsó de su reino.
 
El Diablo, siendo el tipo de criatura que era, lanzó a Jack un pedazo de carbón encendido directamente desde los fuegos del infierno. “Eso debería ayudarle a encontrar su camino en la oscuridad del limbo”, dijo. Para evitar que el trozo de carbón se apagara con el viento, Jack lo puso en un nabo que estaba comiendo y que estaba ahuecado. Desde ese día, ha sido el destino de Jack vagar eternamente entre los reinos del bien y del mal.

Posteriormente se cambiaron los nabos por calabazas. Y así es como “Jack el de la linterna” (Jack O´Lantern) se convirtió en el símbolo de un alma en pena errando para alumbrar el camino a los difuntos en “All Hallows Ewe” y también el motivo de decorar las casas con estas figuras horrendas.

Aunque se desconozca la época de la leyenda, ésta no pudo tener origen en el pueblo celta como manifiestan algunos, porque los celtas carecían del concepto de cielo, infierno y limbo, tampoco creían en el diablo, etc es bastante más probable que su origen tenga lugar en el periodo de cristianización.

Que empiece la fiesta …

Familia Adams Simpson

crvali

1 comentario :

  1. Qué curioso, es la primera vez que leo la leyenda de Jack O´Lantern y sin embargo me sonaba muchísimo y es que en Aragón en un pueblo de la provincia de Huesca existe una leyenda sobre un herrero que, como Jack, engañó al diablo unas cuantas veces. Interesante entrada sobre Halloween!!.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Importante

Importante

Imprimir

Print Friendly and PDF

Entradas Recientes

Consulta Paloma Navarrete

Paloma en Twitter

Suscripción E-mail y Redes

Comentarios recientes

Enlaces de interés













ir arriba