28 ene. 2013

Lilith. La Luna Negra

Lilith, Periodo de Isin Larsa y Babilonia


La llamaron  Lilith y nació en un paraíso. Nada menos que en el Paraíso Terrenal.


Algunos rabinos antiguos sostienen que Lilith fue la primera pareja de Adán. También concluyen que el texto del Génesis que dice “….y los creó macho y hembra” se refiere a una sola criatura andrógina (como Dios mismo) cuyas partes masculinas y femeninas eran equivalentes. Pero en cuanto Dios procede a separarlos surge el primer enfrentamiento entre Adán y Lilith.


Cuando hacen el amor los dos quieren estar encima y asistimos estupefactos a la primera pelea de pareja, la primera pelea por el poder, por la supremacía social. Y fueron incapaces de negociar una solución sensata.

El jardín de las Delicias, El Bosco

Según el Talmud, Adán – como primer machista  – dice:


” tú debes someterte a mí, yo soy superior”


Y responde ella:


“Somos iguales, fuimos creados de la misma tierra”


Reinhard Block

Y así siguieron discutiendo con pasión, exponiendo cada uno sus argumentos sin escuchar en absoluto las razones del otro. Ella fue la primera en darse cuenta, comprendió que así no llegarían a ninguna solución y decidió actuar. Pronunció el verdadero nombre de Dios y se desvaneció en el aire. Se desmaterializó. Se marchó, como quien pasa a otra dimensión dejando a Adán, en plena lamentación amorosa, quejándose a Yahvé de su soledad.



Dios, que sabe perfectamente dónde está Lilith pues por eso es omnisciente, encarga a tres ángeles que vayan a buscarla a orillas del mar Rojo, y allí se personan Senoy, Sansenoy y Semangelof, encargados de convencerla de que regrese a casa. Lilith no quiso seguirlos y los tres mensajeros deciden dejarla en libertad.
Demonio Asmodeo



Lilith, convertida en mujer de Samael / Satán, pare demonios en bandadas. Unos mueren nada más nacer y otros perduran, como el demonio Asmodeo, muy conocido en la Edad Media, enamoradizo y celoso de los hombres, a los que le divierte matar.

Lilith






Lilith, la primera máscara del diablo, es una mujer de la noche. Es la obsesión del deseo erótico, el instinto primario del otro sexo y también la primera tentación que experimenta el hombre.










Total, la primera pareja que crea Dios no funciona. Lilith, se marcha, por cierto desafiando a Dios. Adán se queja y Yahvé crea una segunda mujer. Esta vez no lo hace directamente de la tierra, como lo hizo la vez anterior, sino a partir de una costilla que quitó a Adán mientras éste dormía. Pero a esta mujer Yahvé no le insufló el soplo del alma.

La fruta prohibida, Andrea Mantegna

¡Qué desgracia! Durante casi tres siglos la Santa Madre Iglesia se debatió en la incertidumbre al tratar este asunto. La mayoría de los obispos estaban seguros de que las mujeres no tenemos alma pues Yahvé no le había soplado un alma a Eva. Y tanta incertidumbre duró hasta que en el Concilio de Nicea los santos varones concedieron magnánimamente un alma a las mujeres, aunque, naturalmente, son criaturas de segunda categoría y no pueden ser sacerdotes pues la mujer ha sido considerada por teólogos y clérigos una fiel e infatigable aliada del diablo. “Comparte sustancia con el diablo”. Según Tertuliano: “la mujer fue la puerta que el diablo usó para entrar en el mundo”.


Santo Tomas de Aquino

Santo Tomás de Aquino afirmaba sin pestañear que la mujer era una “criatura ocasional y accidental”. Y para rematar, los estupendos demonólogos autores del famoso Malleus Maleficarum descubrieron – en un momento de inspiración – que la brujería procede en su mayor parte del insaciable apetito sexual de las mujeres. Evidentemente los pobres monjes eran espíritus puros.





A pesar de todo, Lilith es inmortal, se marchó del Paraíso antes de que Yahvé expulsara de él a Adán y Eva, antes del pecado original, antes de que se impusiera la muerte en la tierra. Y cuando Lilith se convierte en compañera de Samael (Satán) accede a la dignidad de Reina de las Fuerzas Oscuras.

En la actualidad Lilith es comprendida como un arquetipo que encarna la sexualidad profunda y el lado salvaje de la mujer y simboliza un elemento central de la psique femenina.


Inside her box, Aleksander Smid

Los mitos resaltan su independencia y su libertad de movimiento, su negativa a someterse a la autoridad patriarcal, y su reivindicación de la igualdad de los sexos. Si analizamos estas características, aisladas de su entronque cultural, ninguna es demoníaca. Se convierten en demoníacas cuando son empujadas al inconsciente porque su cultura las rechaza. Entonces se transforman en la Sombra de su ser, en su parte oscura, instintiva, pasional e incontrolada.


Paloma Navarrete

10 comentarios :

  1. ¡Muy buen artículo! siempre me ha gustado Lilith pues como has específicado Paloma, simboliza la exigencia por la igualdad de sexo, la libertad, y el no ser sometida. Pero es una lástima que había, y hay, cierto sector que no acepta eso y se la demoniza.

    ResponderEliminar
  2. Siempre supe que la mujer es superior, y Lilith lo demuestra. El carácter femenino es más práctico. Supo verlo venir a tiempo y se fue del Paraíso antes de que la echaran. Así se hizo inmortal y, además, se libró de un pésimo amante cambiándolo por otro mejor que le arregló el cuerpo dándole miles de hijos. Su Luna será Negra pero tiene visión de futuro.

    ResponderEliminar
  3. La espera ha valido la pena,una nueva historia que incorporaré a mi Libro de las Sombras. Por todo lo demás, conforme, no quisiera perderme en la obviedad del machismo o feminismo; son debates que ya deberíamos tener aprendidos, (¿verdad?). Por otra parte me consuela que al final fue más lista que ninguno (ja!) solo por tener la iniciativa de cambiar. Saludos a todos!!

    ResponderEliminar
  4. Hay que ver lo mal que nos han tratado a las mujeres a lo largo de la historia, la que despuntaba un poco y se salía de su papel sumiso o era tratada de bruja o de pecadora e inmediatamente llevada a la exclusión social. Lo que me lleva a pensar que debemos ser muy poderosas y especiales para que se hayan tomado tantísimas molestias en intentar someternos!

    ResponderEliminar
  5. Muy bonito el artículo... desde que conocí la historia de Lilith este verano no la he podido olvidar, y, verla escrita aquí, en Arcano 21 me ha gustado bastante, ya que está muy bien explicada :)

    ResponderEliminar
  6. Me parecio muy interesante este artículo,y comparto la misma opinión de Raquel,lastima que en algunos lugares sigan pensando que la mujer es insignificante,...Pero hay algo que me llena de curiosidad ¿Porqué habrá más mujeres que hombres?....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sé, pero sí sé que el porcentaje de niños muertos antes de los cuatro años es mayor que el de niñas.
      Besos P.

      Eliminar
    2. De hecho, según la ONU hay 57 millones más de hombres que de mujeres.

      Eliminar
  7. No sabía que Adan hubiera tenido una mujer antes que a Eva! Dios le dio una segunda oportunidad...y también le fue mal. Fue entonces el primer "manipulador" sobre la tierra, nos quiere hacer creer dos veces que la culpa la tuvieron las mujeres... pícaro Adán!

    ResponderEliminar
  8. Tengo una duda: ¿Es Lilith maligna hoy?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Importante

Importante

Imprimir

Print Friendly and PDF

Entradas Recientes

Consulta Paloma Navarrete

Paloma en Twitter

Suscripción E-mail y Redes

Comentarios recientes

Enlaces de interés













ir arriba