22 oct. 2012

“Erase una vez” … Arcano VIIII: El Ermitaño (Paloma Navarrete)

Por los cuentos que la Papisa, la mía, tenía escritos en la memoria se paseaban el Rey, su maravillosa Hija, el Príncipe Azul, el Hada, la Bruja, algún dragón por aquí, un Pájaro Grifo por allá y unos cuantos animalitos, bastante cotillas, que solían enterarse de algún que otro secreto fundamental. Y sin embargo ninguno de estos brillantes protagonistas es mi favorito.


Cuentos

Criaturas todas demasiado evidentes, buenas buenísimas, malas de dar miedo, como el Ogro, listísimos o tontos de solemnidad.


Ermitaño



Han tenido que pasar unos cuantos años para darme cuenta de la presencia en los cuentos de ese anciano, casi siempre habitante de una humilde cabaña en el bosque, que entrega al héroe (encerrado en un objeto o en unas palabras) el éxito de su empresa.









Gawain



En general, los cuentos describen un viaje iniciático en el que el héroe abandona sus raíces y se embarca en una aventura que le llevará a obtener una recompensa, bien sea un tesoro o la mano de la Princesa o la Piedra Filosofal o…..









Casa del arbol

Pasará por mil pruebas en las que tendrá que demostrar su fe, inteligencia, voluntad y demás para superarlas y seguir viaje hasta que cuando cree que ya está cerca de la meta se pierde en un bosque, cae la noche, hace un frío terrible. A lo lejos se escucha el aullar de los lobos y el héroe piensa que ha llegado su última hora. Pero no. Allí, al fondo de la oscuridad, parece que titila una pequeña luz. Pequeña y lejana, pero al fin y al cabo un atisbo de esperanza. El Héroe saca fuerzas de flaqueza y, a trancas y barrancas, cayendo y levantándose llega exhausto a la puerta de una mísera cabaña. Con su último aliento llama a la puerta y cae en brazos de un anciano que le sienta junto al fuego, le da de comer y beber y escucha en silencio su historia.


El Anciano es de pocas palabras, parco  en las respuestas, sosegado en los gestos, amable en la expresión. Su barba es blanca pero sus ojos brillantes. Cariñoso, se ocupa de proporcionar a su huésped un lugar cómodo para que pueda descansar.

A la mañana siguiente el Héroe, descansado y animoso, ayuda de buen grado a su anfitrión a cargar leña, sacar agua del pozo o cualquier otra pesada tarea y al despedirse pregunta al Anciano por el camino a seguir. El viejo le traza un plano, por  supuesto mágico, que le sacará de todas las encrucijadas o le entrega un objeto que le ayudará a salir de todos los peligros y de ese modo nuestro Héroe podrá llegar al final del viaje y obtener la recompensa.

Este Anciano solitario y sabio que habla tan solo cuando se le pregunta y que no tiene más posesiones que las imprescindibles es mi personaje favorito.

El Ermitaño, Tarot de Cloister




En el Tarot se llama Ermitaño y plantea una de las cuatro lecciones morales que el Tarot enseña: la humildad.






Entiendo que la humildad es una lección difícil de asimilar y, sin embargo, sostengo que no es menos importante ni menos ardua una segunda enseñanza de este Arcano: el Desapego.
Desapego, sustantivo del verbo desapegarse, opuesto a necesidad, del verbo necesitar.

El Ermitaño puede gozar inmensamente de un cuadro, de un libro, pero no necesita poseerlo para ser él. El Ermitaño puede disfrutar de una mansión, un cochazo y demás signos externos pero puede prescindir de ellos sin perder su identidad.

El Ermitaño disfruta de un palacio y es feliz pero también puede ser feliz en una cabaña. Es el arquetipo del Sabio. No es dependiente ni crea dependencias. Le gusta algo, desea algo, pero no “necesita” ese algo para conservar su identidad.

Evidentemente no hablo de las necesidades imprescindibles para una vida digna, sino de las que elevamos a la categoría de necesidades y sólo son dependencias, sobre todo en el sector de los sentimientos y las emociones.

Merlín




Este Anciano, Ermitaño, Sabio, también es Merlín, el druida, el mago que cría y educa a Arturo cuando es niño y le aconseja cuando es Rey.
Merlín visita a menudo Camelot, acompaña al rey en sus campañas pero vive en la naturaleza, en su “cueva de cristal” alejado del mundanal ruido.







Gandalf



Una última reencarnación, por lo menos de las que yo conozco, del Ermitaño o Merlín, es la de Gandalf, el mago gris de El Señor de los Anillos.






Pero el Ermitaño se sigue reencarnando una y otra vez.
Me encantaría que si alguien conoce otras reencarnaciones de mi personaje favorito las compartiese con los visitantes del blog.
Sería muy estimulante.


Una frase del Ermitaño:
                        El que sabe no habla
                        El que habla no sabe


Una máxima del Sabio:
                        El Sabio disminuye sus necesidades
                        para aumentar su libertad.




Paloma Navarrete

9 comentarios :

  1. "No es oro todo lo que reluce, ni toda la gente errante anda perdida; a las raíces profundas no llega la escarcha; el viejo vigoroso no se marchita. De las cenizas subirá un fuego, y una luz asomará en las sombras; el descoronado será de nuevo rey, forjarán otra vez la espada rota."(Gandalf)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves cono todas las reencarnaciones del Ermitaño? Son sabias y poéticas.
      Bravo por Gandalf
      P.

      Eliminar
  2. Al rededor de 1935, siendo mi abuela una niña, cayó enferma de unas fiebres terribles. Su madre ya desesperada por la tardanza de los médicos que en aquellos tiempos podrían tardar hasta dos días en llegar, pidió ayuda (al cielo supongo) y en es momento se asomó a la ventana un señor muy apuesto con una barba corta y canosa que empezó a recitar unas palabras en "una lengua extraña" y mi abuela de repente se incorporó en la cama ante la mirada atónita de su madre. El señor se dirigió hacia mi bisabuela y le dio una botellita "que se tome una cucharada ahora y otra por la mañana" Por supuesto, mi abuela sanó y ahi nació una linda amistad con la familia de mi abuela. Más tarde les contó que el estaba enfermo y que tuvo que dejar a su familia y vivir en un sitio arbolado y aislado, vivía en una cabaña que el mismo construyó en lo alto del monte (O cón das 7 pías) Cuenta mi abuela que durante muchos años este hombre Sabio y misterioso ayudó a mucha gente y sanó a personas y a animales a cambio de maíz o habas. Un buen día desapareció y nadie supo nada más de el. Hoy solo quedan los cimientos de esa cabaña, allí hice mi primera exploración radiestésica hace ya unos cuantos y descubrí dos puntos muy interesantes pues en ese mismo lugar hubo un yacimiento castrense.... Atesoro las historias de mi abuela como oro en paño, ella también es muy sabia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. En las narraciones sobre la búsqueda del Grial por parte del rey Arturo y sus caballeros de la Mesa Redonda, salen muchos ermitaños. Suelen tener las mismas características: viven aislados en el centro de intrincados bosques, acogen a los héroes en sus humildes viviendas, escuchan e interpretan sus sueños y conflictos, y los ayudan iniciándolos en conocimientos secretos. En una ocasión, el caballero Parsifal va en busca de un ermitaño. Unas mujeres le señalan el camino "a través del bosque tupido y denso". Además, para no perderse, deberá seguir las señales que ellas han marcado con ramas dobladas. Cuando lo encuentra, el héroe le confiesa las dudas que le atormentan, y el ermitaño le enseña una oración. "En esta oración se mencionaban varios de los nombres de Nuestro Señor, los más sublimes, que boca de hombre no debe pronunciar si no los menciona en trance de muerte".
    Tremendo poder el de esos nombres. Los ermitaños del Grial son también sabios iniciados.

    ResponderEliminar
  4. Pues debía de ser algo así, nadie de la aldea le conocía y por lo visto tampoco tenía hijos. Le decían "o home do cón", el hombre de la roca, pues donde vivía había (y hay aun hoy) una gran roca de granito. Me encanta el símil, lo vuelve todo aun más misterioso, sobre todo porque lo tengo muy cerquita de casa. Gracias, un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Estoy convencida de que el maestro Yoda de la Guerra de las Galaxias también es un ermitaño, aunque éste sea un extraterrestre verde, coincide con el patrón: viejecillo sabio retirado a un planeta solitario y que ayuda al héroe en su aventura, en este caso a Luke Skywalker en su iniciación para conseguir ser un Jedi y poder enfrentarse a las fuerzas oscuras.

    ResponderEliminar
  6. Cómo me gusta que mi sabio Ermitaño despierte interés entre los “asiduos”.
    El Sabio Misterioso que vivía sobre un castro celta debía ser Merlín actualizado.
    Los Ermitaños artúricos, silenciosos, que iluminan a los héroes son auténticas reediciones de El Ermitaño tarótico.
    Y el maestro Yoda debe ser primo hermano de Gandalf.
    P.

    ResponderEliminar
  7. "Erase una vez un planeta triste y oscuro y la luz al nacer descubrió un bonito mundo de color ...". En la serie Erase una vez ... también había un ermitaño

    [img]https://lh4.googleusercontent.com/-ge06cdr1lWA/UI1bn_rfmSI/AAAAAAAAEZQ/LE9UKZXLMUI/s300/coleccion_erase_una_vez_el_hombre4-497x390.jpg[/img]

    ResponderEliminar
  8. También era ermitaño El druida Panoramix de los comics de Asterix.

    [img]https://lh4.googleusercontent.com/-kFR0KwvgCL4/UI1adOJqWHI/AAAAAAAAEYs/wnJkHKkQ5Fw/s300/panoramix-1.jpg[/img]

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Importante

Importante

Imprimir

Print Friendly and PDF

Entradas Recientes

Consulta Paloma Navarrete

Paloma en Twitter

Suscripción E-mail y Redes

Comentarios recientes

Enlaces de interés













ir arriba