11 oct. 2012

El Colgado está “colgao”

Los comentarios que han ido surgiendo sobre El Colgado me han parecido francamente interesantes. Y muy fructíferos en las vías de reflexión que abren: la iniciación, el proceso de maduración, la búsqueda de la sabiduría, el sacrificio necesario para alcanzarla, Odín ‘colgándose’ del árbol Yggdrasil para conseguir el conocimiento, la ingesta de drogas psicoactivas para generar la experiencia religiosa y compartir la sabiduría de los dioses…

Yggdrasil
 Efectivamente, en la práctica de las religiones primitivas está comprobada la utilización generalizada de drogas de diversos tipos. Los textos sagrados del hinduismo hablan de una bebida, llamada soma, cuya ingesta era el nudo principal del ritual religioso. Se elaboraba macerando una planta hoy desconocida, aunque los textos védicos de hace tres mil años describen muy bien sus efectos: “Hemos bebido soma, nos hemos hecho inmortales; llegados a la luz, hemos hallado a los dioses”. Los estudiosos coinciden en que se trataba de una droga, aunque no saben cual: quizá derivada del cáñamo, quizá de la amanita muscaria… En cualquier caso, el bebedizo provocaba un estado alterado de conciencia. Sumidos en ese éxtasis los fieles alcanzaban el conocimiento sagrado que poseían los dioses.


Lo mismo ocurría en la antigua Grecia. En el santuario de Delfos, erigido en honor del dios Apolo, la sacerdotisa adivina o pitia, para entrar en su trance extático, dicen los cronistas que mascaba ciertas hojas, bebía unas aguas especiales y se situaba al lado de una telúrica grieta de la cual surgían efluvios embriagadores. Así es como alcanzaba el éxtasis y emitía sus profecías gracias a una videncia que solo la sabiduría divina otorgaba.

Misterios de Eleusis
El santuario de Eleusis, por su parte, constituía el centro espiritual del mundo clásico. En él se celebraban los famosos misterios en honor de la diosa Deméter y su hija Perséfone (Hécate). Una ceremonia de iniciación basada en la ingesta de un bebedizo llamado kykeon, de cuya composición apenas se sabe que contaba con agua, harina y menta. Lo que sí se sabe, como en el caso del soma, es el efecto que producía. Y quienes probaron esos efectos y dejaron constancia de los mismos no son unos papanatas, precisamente. Cicerón asistió a los misterios eleusinos y les dio tal relevancia como para afirmar que fueron esas experiencias las que “enseñaron a los hombres a vivir como tales”. Aristóteles habla de la intensidad de las “impresiones o emociones” que se vivían, percibidas con una inmediatez ajena a cualquier vía racional, y Plutarco se refiere a una experiencia de muerte y resurrección con la que se participaba de “las voces, las danzas, la majestad de las formas y los sonidos sagrados”. Gracias a beber kykeon se compartía el conocimiento de los dioses.

No se sabe exactamente qué contenía esa pócima pero se sospecha con fundamento que la harina que utilizaba estaba contaminada por un hongo, el cornezuelo o ergot, que parasita los cereales. Hoy se sabe que dicho hongo contiene poderosos alcaloides, algunos muy similares al ácido lisérgico (LSD), cuya ingesta produce estados visionarios.


La tentación de san Antonio, de Felicien Rops, 1878.
Algo similar le ocurrió, ya en la Edad Media, al eremita san Antonio. Se apartó de las mundanas tentaciones, viviendo en la soledad de una cueva y alimentándose de frutos y gramíneas silvestres. Pero las tentaciones le siguieron hasta su retiro. El demonio le atormentaba con visiones de mujeres lascivas que le incitaban a pecar. Probablemente esas gramíneas cuyo grano consumía estaban infectadas de cornezuelo, y los alcaloides del hongo le provocaban tan turbadoras visiones. El tema de las tentaciones de san Antonio se convirtió en motivo recurrente de la pintura religiosa en los siglos posteriores, como esta peculiar obra del pintor Felicien Rops, de 1878.




Volviendo a los tiempos antiguos, la relación de drogas ‘religiosas’ es interminable. En el culto a Baco y a Dionisos se consumía vino hasta alcanzar la embriaguez sagrada. Los iranios, fieles seguidores de Ahura-Mazda, bebían el ahoma, un brebaje elaborado, probablemente, con amanita muscaria. Los textos hablan, incluso, de una “orina de la ebriedad”, utilizada por los sacerdotes como elixir. Es decir, la orina de quien había tomado ahoma se reutilizaba como bebida porque en ella seguían activos los principios psicoactivos. En los rituales de Egipto se empleaba el kyphy, un incienso ceremonial extraído probablemente del Cannabis, que inspiraba a los fieles.

Y qué decir de los cultos chamánicos de América, donde los guías espirituales, y los fieles, consumen ayahuasca o yagé. Y peyote, una cactácea cuyo principio activo es la mescalina. Lo tomaban en sus ritos los indígenas mexicanos, pero después se extendió a los indios norteamericanos. Hoy en día existe registrada y en activo una Native American Peyote Church, secta cristiana cuyos miembros comulgan ceremonialmente con peyote. No es demasiado raro si tenemos en cuenta lo que, en 1888, dijo Lewin, profesor de farmacología de Berlín que estudió la composición y efectos de este cactus. Afirmó que quien lo ingiere “se siente transportado a un mundo nuevo de la sensibilidad y la inteligencia”, y no se extrañó de que el indio mexicano “haya visto en esta planta la encarnación vegetal de una divinidad”.

Drogas que se extraen de plantas, de hongos, de arbustos. Drogas para, a través de la alteración de conciencia que producen, compartir con los dioses el conocimiento sagrado. Árboles. Árboles misteriosos buscados por dioses y héroes. Odín se cuelga del sagrado Yggdrasil. Osiris queda incrustado en el tronco de una acacia. Gilgamesh viaja en busca del árbol de la inmortalidad. En el Paraíso, Adán y Eva encontraron el Árbol del Conocimiento, el árbol prohibido cuyo fruto no podían comer. Pero comieron, y alcanzaron el conocimiento divino del bien y del mal.

Fresco románico de la capilla de Plaincourault (Francia). Eva y el Árbol del Conocimiento (amanita muscaria).

La capilla de Plaincourault, Francia, conserva un fresco románico de finales del siglo XIII, con una escena que ha sido fuente de controversia. Representa a Eva frente al Árbol del Conocimiento, en el cual se enrosca la consabida serpiente. La anomalía es que este árbol del conocimiento no es un manzano sino un racimo de enormes amanitas muscarias. Esta imagen ha servido para que algunos investigadores afirmen que el cristianismo surgió de una religión anterior cuya práctica se basaba en la ingesta de esta seta visionaria.




Le Pendu, Tarot de Jacques Vieiville, sig.XVII
Todo esto me ha llevado a ver el arcano El Colgado de otra forma. Su cuerpo pende entre dos árboles. ¿Árboles sagrados, quizá? ¿Árboles del Conocimiento? ¿Esquejes del árbol del Paraíso cuajado de amanitas muscaria? El Colgado está cabeza abajo y entre la postura, con la sangre agolpándose en su cabeza, y que ve el mundo del revés, puede que esté entrando en un estado alterado de conciencia. Su mismo nombre lo indica: está ‘colgao’, ‘colocao’, como los peregrinos de Eleusis cuando tomaban soma. ¿Qué visiones tiene El Colgado en este trance? ¿Escucha la voz de los dioses y baila con su música? ¿Contempla el oculto diseño del futuro? ¿Qué conocimientos alcanza en este tránsito iniciático de muerte y resurrección?





Javier Navarrete

1 comentario :

  1. Ayer estuve paseando un rato por Madrid, y me quedo la sensación de que todo el mundo estaba un poco colgado. No se si la crisis, si el abuso del lexatin, o el momento cósmico, tan liado y lioso. La gente camina enfadada, hablando solos, mirando raro al qué parece feliz. Tenia la sensación de estar en un mundo lleno de adolescentes cabreados, solo una anciana me miro a los ojos y me sonrió, supuse que pensando lo mismo que yo, " espero que esta sociedad salga pronto de su adolescencia y madure, porque como sigamos colgados mucho mas tiempo.........no lo arreglamos ni con soma" . Ojalá que nos muramos pronto, para resucitar ensequida.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Importante

Importante

Imprimir

Print Friendly and PDF

Entradas Recientes

Consulta Paloma Navarrete

Paloma en Twitter

Suscripción E-mail y Redes

Comentarios recientes

Enlaces de interés













ir arriba