3 sept. 2012

Sirenas del Agua … y Sirenas del Aire

El arcano XVII, La Estrella, evoca a los seres que habitan las aguas, cuyas andanzas recogen mitos y leyendas de todas las tradiciones. Xanas y anjanas, lamias, donas d’aigua, mouras, ninfas, ondinas y otros muchos que se bañan en aguas dulces. Nereidas, tritones y otros portentos, si los buscamos en la mar salada. Y, por supuesto, sirenas, que son quizá los seres del agua más lucidos y famosos.

Waterhouse, 'Sirena', 1901

Con sus largas cabelleras, sus bustos sensuales, sus plateadas colas de pescado y sus voces cautivadoras, las sirenas alcanzan una belleza irresistible. Duales y ambiguas, son hermosas hasta la extenuación, y no es por exagerar. Según la tradición, con sus atractivos cuerpos y el embeleso de su canto atraían a los marineros para hundir sus naves y arrastrarlos al fondo mortal del océano. Para un comentarista cristiano medieval, la interpretación de estos seres está clara: “Las sirenas significan las mujeres que atraen a los hombres por sus caricias y por sus respuestas a sus palabras; y que ellas los conducen a la pobreza y a la muerte”. Por eso dice la conseja popular que hay que hacer oídos sordos a los cantos de sirena.


También hay algunas de buen corazón que amistan con los humanos y numerosas leyendas dan cuenta de sirenas que fundaron ciudades y linajes. El blasón de la ciudad de Varsovia, que muestra una sirena armada sobre fondo rojo, alude al híbrido ser que fundó la dinastía polaca de los Jagellones. En Galicia, donde todavía se escucha cantar a la sirena Maruxaina cuando la mar se pone brava en el cabo de San Cibrán, el apellido Mariño recuerda que la familia fue fundada por uno de estos seres del mar.
Herbert Draper (1863-1920), 'The sea maiden'.


Leyendas, claro. ¿O no?
¿Existieron realmente estos prodigios de ambigua belleza acuática?
Quizá sí, quién sabe.


El propio Cristóbal Colón afirmó haber visto varias en su viaje a América. En el diario de a bordo de La Niña, en su anotación del 9 de enero de 1493, se recoge escrupulosamente lo siguiente: “Cuando el almirante llegó a Río de Oro, afirmó haber visto tres sirenas que emergían por encima de la superficie del agua”.

Crónicas más antiguas hablan de una sirena que fue capturada en el norte de Gales allá por el siglo VI. Al parecer, se adaptó bastante bien, recibió el bautismo en la fe cristiana y llegó a figurar como santa en algunos almanaques con el nombre de Murgen. Santa Murgen, sirena. No está mal. El mundo tiene más magia de la que creemos.

La historia más conocida de sirenas es, seguramente, la que narra el poeta griego Homero en su obra La Odisea, allá por el siglo IX a.C. Cuenta las aventuras del héroe Ulises, que tuvo que enfrentarse a las peligrosas sirenas a bordo de su nave. Circe, la bella hechicera que tan bien le quiere, le advierte sobre el peligro que entraña su canto y le aconseja que tapone los oídos de su tripulación, y los suyos propios, para evitar el embrujo.

Así lo hace Ulises, taponando los oídos de su gente para que no escuche nada. Pero él… él quiere deleitarse con el canto de las sirenas, escuchar su voz, oír sus halagos y promesas. Para algo es el héroe. De manera que no se tapona los oídos pero, previsor, ordena a sus marineros que le aten férreamente al mástil de su nave. Gracias a ese truco pudo ver a las hermosas sirenas y escuchar lo que ningún humano escuchó jamás sin morir a cambio.


Herbert Draper, 'Ulises y las sirenas'.

El pintor británico Herbert Draper reflejó la escena en un bellísimo cuadro pintado en 1909, donde se ve a las seductoras sirenas luciendo su belleza escamada e intentando cautivar a un Ulises que, ensogado al palo mayor, las mira con ojos desorbitados. Una magnífica obra que recrea los detalles de ese episodio homérico. Pero ¿es así en realidad como lo cuenta el poeta Homero?

Vasija de Cere, Grecia, Ulises y las sirenas.

Pues no. Aunque lo más común es que la gente piense en las sirenas como seres con medio cuerpo de mujer y la otra mitad de pez, en la antigüedad greco latina tenían otra anatomía. Hijas del río Aqueloo y la ninfa Calíope, las sirenas eran tres bellísimas jovencitas que lucían tremendo cuerpazo. Sin embargo, la diosa Ceres las castigó convirtiéndolas en aves de cintura para abajo. Mujeres pájaro, así eran las sirenas que revoloteaban por los acantilados del golfo de Nápoles. Esa forma tenían las que asaltaron el barco de Ulises según lo narra Homero, y así es como aparece ilustrado dicho episodio en antiguas cerámicas griegas, como la conocida vasija de Cere del Museo del Louvre. Para desconcierto de la mayoría, la antigüedad no conoció ninguna sirena con forma de pez. Ajustándose con fidelidad al texto y la época de Homero, el pintor del siglo XIX John Williams Waterhouse plasmó en un óleo el famoso asalto de las sirenas al barco de Ulises, retratándolas como mujeres ave.


Waterhouse, John Williams, 'Ulises y las sirenas'.


¿Cuándo abandonaron las sirenas su condición de hembras volanderas para convertirse en seductoras damas con cola de pescado, y por qué?





Los autores antiguos como Plinio y Ovidio las describen como mujeres hasta la cintura y aves del ombligo para abajo, y así aparecen en los bestiarios de los primeros siglos. Hay que esperar a una fecha imprecisa entre los siglos VII y VIII para que un autor presuntamente anglosajón llamado Audelinus escriba un bestiario conocido como Liber Monstrorum en cuyas páginas aparece por primera vez una sirena con forma híbrida de mujer y pez. Probablemente se trató de un error y el autor equivocó el nombre de alguna nereida, pero su involuntario traspié obtuvo una aceptación inmediata y los bestiarios posteriores así como las narraciones de los hechos mitológicos adoptaron con entusiasmo la nueva y atractiva forma de la sirena.
La Estrella. Tarot de Marsella

Así pasó la sirena de ser ave a ser pez. De habitar en el aire a vivir en el agua. Y eso me lleva otra vez al arcano XVII, La Estrella, que citaba al inicio. Una carta a partir de la cual evocaba a los seres del agua, como la sirena pez, pero un arcano que pertenece al elemento aire. Lo mismo que la sirena ave de la antigüedad. Ambas versiones de la sirena conviven, pues, a la perfección en el ámbito de esta carta, cuya escenografía contiene agua señalando la fertilidad de la naturaleza, pero también un grupo de estrellas cuya luz espiritual baña el paisaje. Y en ese paisaje destaca un árbol en cuya copa se posa un pájaro, quizá una sirena descatalogada, influencia celeste y mensajera de las alturas. Porque, como descubrió el poeta, todo pájaro es en realidad un ángel inmaduro.


Javier Navarrete

15 comentarios :

  1. Llego de vacaciones y me encuentro con un blogg magnifico, precioso en el diseño, con ilustraciones que son puro deleite y colaboraciones eruditas y brillantes como esta sobre La Estrella. Pese a las magnificas enseñanzas de Paloma mi aprendizaje no da para ese nivel, pero quiero aprovechar lo que si he aprendido y que para mi tiene un valor impagable: a estar abierta y ser receptiva, a no filtrar el mundo a través de un sistema de conocimiento racional y limitador, a valorar los conococimentos cientificos -mucho- pero apreciar en la msma medida los que nos proporcionan las emociones. ¿Y que emociones me suscita la contemplación de este arcano? Pues lo siento, pero nada que tenga que ver con las sirenas en su versión de mujer-pez seductora de hombres para perderlos, o de mujer-pajaro que sobrevuela con distanciamiento sobre los pobres mortales. Me suscita la armonia de una mujer integrada en el universo, punto de unión entre la tierra en la que se apoya, el agua que maneja y el cielo cuajado de estrellas que la cobija, pero una armonía fruto de la inocencia no perdida mas que de un proceso meritorio de crecimiento personal. Podría ser Eva en el paraíso antes de morder a manzana.
    Curiosamente la evocación de esta imagen me provoca un pensamiento que ya puesta os traslado sin mas: en el eden estaban los elementos tierra -muy fructifera-, aire -limpio e impregnado de aromas- y agua que permitia la vida, pero no estaba presente el fuego, es mas, este elemento sobra de ese escenario tan idílico ¿es el fuego el único de los cuatro elementos que fue fruto del trabajo del hombre ya condenado a vivir del sudor de su frente, para convertirse a continación en un potente instrumento para su desarrollo? ¿que opinais? el fuego es..... mi elemento

    ARIANA

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/9/12 12:48

    Querida Ariana, espero que en tus vacaciones hayas descansado porque desde luego no has repasado la clases de tarot. Si buscas y miras y remiras o simplemente miras sin más, veras el fuego en la estrella, pero desde luego yo no te voy a decir donde, busca hija busca........yo no te doy ningún hilo.
    Aunque en parte tienes razón, la estrella a mi tambien me parece bastante mas inocente que esas taimadas sirenas creo que en el resto de tu comentario,mis disfrazada de buen rollito, lo que dejas ver es una critica féroz hacia todo lo que tenga que ver con otros elementos que no son el tuyo, tú fuego. Querida todos sabemos que tejeré y tejer no es bueno, que tanta introspección lleva a olvidar otros mundos y otras visiones. Asique querida ARIADNA deja de tejer y sii lo que quieres es bronca la vas a tener te emplazo en los siguientes artículos, comenta, que te vigilo.
    ARTEMISA

    ResponderEliminar
  3. Parece que este Arcano de aspecto "dulce" ha desatado "pasiones" entre nuestros lectores. Estos Arcanos empiezan a hacer de las suyas. ¡Bravo!

    ResponderEliminar
  4. Je,je! Esto se está poniendo candente. ¡Qué divertido!
    Ariana, espero que las críticas de este "anónimo" no te frenen en tus opiniones, saca el fuego y dale caña.

    ResponderEliminar
  5. Si firmas Ariana es muy posible que tu fuego sea el de Aries. El signo impaciente por excelencia.
    Ya sabes de él se dice que primero actúa y luego piensa.
    Quizá por eso no te has parado a pensar que la Estrella Central es un astro incandescente, que el fuego está presente en la luz de las estrellas.
    ¿O eres la Ariadna la del hilo?.

    Paloma Navarrete

    ResponderEliminar
  6. Hay muchos fuegos, el de la pasión, el de una mirada ardiente, sin duda el de la estrella -sobre todo si es el sol- y parece que he encendido algún otro como el del ardor del debate. Genial, pero me habeis puesto ante una tentación irresistible para una ariana que además es dragón de metal en el horóscopo chino.
    Sigo sin ver fuego ni en el arcano de La Estrella ni el la evocación de Eva en el paraiso que es la imagen que me suscita. El sol, estrella por supuesto, si es ardiente pero poco visible en un cielo profusamente estrellado como el que nos muestra el arcano, po lo que la estrella central debe ser la estrella polar y no me gustaria que mi supervivencia dependiera tener que encender algo con su fuego (en este nuestro planeta). Tampoco es la pasión lo que vibra en el arcano, es la armonía natural, sin esfuerzo...
    Pero si os hago una concesión, la paciencia no es mi virtud y podía haber expresado mejor mi pensamiento: los astros si aportan dos de los elementos fundamentales del fuego imprescindibles para la vida, la luz y el calor, pero a diferencia de la tierra, el agua y el aire, elementos sobre los que el hombre puede actuar directamente, no puede hacerlo sobre los astros -aunque cada vez mas- y tuvo que crear con su esfuerzo el fuego sobre el que poder actuar y poner a su servicio. Aunque esto último con cuidado, este fuego "producido" no se ha conformado con ser un instrumento del hombre, a veces se rebela y otras nos regala unas maravillosas dosis de "magia" ¿alguien no la ha sentido con las velas?
    ¿Hay acuerdo aunque sea parcial? Si no, no importa, del debate sale la luz y el fuego de la pasión (las cerillas mejor quietas) sin contar con que los arcanos tienen múltiples lecturas.
    Paloma, es lo que tiene trabajar la asertividad.
    ARIANA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bloguero de Ravel8/9/12 17:59

      El fuego, Ariana, no lo creó el hombre. Pertenece también al mundo de la naturaleza. No sé si en el Edén hubo alguna pavorosa tormenta cuyos rayos dejaran llameantes árboles ardiendo en el bosque, ni si en agosto hacía tanto calor como para provocar la combustión espontánea de algunos elementos naturales. En cualquier caso, los incendios forestales existieron antes de que el hombre pisara la tierra, y nuestros primitivos antepasados tomaron el fuego de esos fenómenos de la naturaleza, conservando las brasas permanentemente encendidas en el fondo de sus cuevas. E incluso en sus viajes. Aprender a provocar a voluntad ese prodigio de calor y llamas le costó milenios.
      Alguna vez, contemplando la escena del arcano XVII, me ha parecido ver algunos nubarrones en el lejano horizonte. Y si el Edén era tan perfecto e idílico como lo pintan, seguro que había tormentas porque en ese paraíso no podía faltar algo tan delicioso como el olor a tierra mojada.

      Eliminar
  7. Ufff como esta la cosa !!!!!! La verdad es que yo he pensado toda la vida que la estrella del arcano de la estrella era el sol, mas que nada porque es de dia, los arcanos que es de noche se nota enseguida como la torre o la luna.....pero este tiene luz y la chica esta en pelotillas en el río y sin ropa asique supongo que hará calor lo siento por Ariana....... Pero yo si encuentro el fuego, aunque me sigo preguntando que os ha llevado a buscarlo con tanto interés en esta carta cuando en la única que aparece claramente es en la torre ( juraría yo).
    Pero viva, viva el debate y los piques. Aunque si yo fuera tu Ariana tendria cuidado con esa tal ARTEMISA ya sabes lo que le hizo a ariadna !!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Bien debate, debate....vamos a ver ,Ariana no ves el fuego en la estrella , interesante , por lo que he entendido ves una calma una armonía un tanto aburrida .Pero me gustaría preguntarte ¿Cual es el Arcano en el que ves el fuego con mas claridad ? Que te hace sentir (al margen de los apuntes ) ese fuego? .Es decir a que Arcano visitarías si tu Dragón de Metal tuviese un poquito de frío?

    ResponderEliminar
  9. Buen ejemplo de las dficltades de la comunicación y de la degradación que suele sufrir este proceso por eso de que una cosa es lo que se quiere decir, otra lo que se dice, otra lo que se entiende..., pero intentarlo es un buen ejercicio.
    No pretendia decir que el fuego no existió hasta que lo invento el hombre, solo que Eva, imagen que me suscitaba el arcano de la estrella, no lo tenía a mano...también lejos de mi la percepción de una armonia aburrida, es mas considero que armonía y aburrimiento son dos estados incompatibles.

    Pilar hace bien en intentar desatascar el debate y reorientarlo para seguir investigando en los arcanos, recojo su sugerecia y aunque nunca había pensado en ellos desde dicotomías tales como las de frio-calor o calma-pasión, efectivamente unos me transmiten serenidad en tanto otros me "activan", unos me inducen a la reflexión y otros a la acción. Sin duda calidez me transmite "El sol", acción "El Carro", reflexión "El Ermitaño", frialdad "La luna"... habrá que explorar esto
    ARIANA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El bloguero de Ravel11/9/12 18:00

      Ariana, quizá cogí un poco el rábano por las hojas con eso del fuego y el hombre, pero es que me encantan los huecos. Por ejemplo ahora, cuando dices que Eva no tenía el fuego a mano... ¿sugieres que fue entonces Adán el que puso las brasas del asunto? ¿O quizá fue la serpiente? ¡Ah, el fuego del triángulo! En el Paraiso, ya se sabe, dio como resultado manzanas asadas.

      Eliminar
  10. El estrellero

    Quiero ser estrellero
    y encender
    las estrellitas del cielo

    Quiero a las niñas oír
    ¡estrellero! enciende
    para mí un lucero
    Y a los marineros oírles gritar
    ¡estrellero! ¡estrellero! ¿ y la estrella polar?

    Encender la osa grande
    y la más pequeña
    hacer brillar la noche
    con todas sus estrellas

    Quiero ser estrellero
    para al alba apagar
    las osas, el lucero y la estrella polar.

    Último apunte para nuestra estrella que ha perdido su fuego a manos de Ariana.

    [img]https://lh4.googleusercontent.com/-Rv_wxdyY-2k/T_q7yeIk3OI/AAAAAAAAAGM/dZSvQqDKbq4/s250/ladiagatha5.jpg[/img]

    ResponderEliminar



  11. [img]https://lh5.googleusercontent.com/-4XcZP9gCzlE/UFIU0ce5zZI/AAAAAAAAAPQ/l9ohlik3ttc/s400/laluna.jpg [/img]

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier Navarrete13/9/12 20:46

      ¡Qué maravilloso corto el de los barrenderos de la Luna! ¡Entrañable!

      Eliminar
  12. Lady Agatha, tu si que sabes, preciosa la poesia como colofÓn y cierre a la busqueda, encuentros y desencuentros entre el fuego, Eva, las sirenas y otros bichos en un arcano tan bonito y esperanzador como el de "La Estrella" y os diré que, con fuego o sin el, yo me lo llevo a casa.

    ARIANA

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Importante

Importante

Imprimir

Print Friendly and PDF

Entradas Recientes

Consulta Paloma Navarrete

Paloma en Twitter

Suscripción E-mail y Redes

Comentarios recientes

Enlaces de interés













ir arriba