19 jul. 2012

La Emperatriz. Hija de los Poderosos


Recordada por la mayoría como Sissi, envuelta en una leyenda “rosa” alimentada por el cine, fue mostrada como una mujer de gran belleza y donaire, abnegada consorte, mujer ñoña y algo enfermiza. ……. De todo ello la única realidad era su belleza.

 Descendía por partida doble de los Wittelsbach, señores de Baviera durante seiscientos años. Los Wittelsbach fueron gente singular, que bien por herencia genética o por imitación de lo aprendido en sus palacios hizo que muchos de ellos fueran apasionados y escépticos buscadores de la belleza y las artes, seres inconformistas y marginales.

 Su padre, el Duque Maximiliano de Baviera, hombre culto, atractivo, de ideas radicalmente liberales se permitió hacer la vida que le vino en gana.


Elisabeth von Wittelsbach, Duquesa en Baviera, Emperatriz de Austria, Reina de Hungría (1837-1898)





En domingo nací, hija del Sol;
Sus dorados rayos fueron mi trono
Elisabeth, poema “Hija del domingo”

















Fue, según la gente de su época una mujer compleja y extraña, solitaria y maniática.

Odió las convenciones y las normas, despreció la frivolidad. Huyó de las ceremonias y los actos sociales. Desdeñó a nobles, reyes, militares y papas. Se confesó anticlerical, antimilitarista y antimonárquica. Estudió idiomas mientras peinaban sus largos cabellos. Respetó a los locos. Caminó infatigable bajo los rayos y navegó en medio de las tempestades. Amó las cumbres de las montañas y el mar, la soledad y el silencio, también los cáusticos poemas de Heinrich Heine y los versos de Homero. Hizo gimnasia todas las mañanas, domó sus caballos para hacerlos bailar y bebió grandes jarras de cerveza en las tabernas.


Elisabeth retrato oficial,1864 Franz Xavier Winterhalter

“No debe Titania andar entre humanos
En un mundo donde no la comprenden.
Miles de papanatas la contemplan
Y murmuran <<¡Mira , la loca, mira!>>”
Elisabeth, “Poema a Titania”



Su retrato oficial bien podría parecernos una Emperatriz feliz, pero de su vida y sus poemas podríamos deducir otra realidad. Escribió poesía desde su juventud hasta que en 1885, y animada por su hija, decidió dedicarse intensamente a esa actividad. Elisabeth era consciente de que esa actividad hubiese sido considerada poco adecuada para una mujer y aún menos para una Emperatriz, pero su sentido de la libertad daba poco valor a esa opinión y en 1890 guardó sus manuscritos en un estuche cerrado, dio instrucciones a su amiga Ida Ferenczy para que el estuche fuera enviado a su muerte a su hermano o a su sucesor como Duque de Babiera. El estuche iba acompañado de una nota manuscrita que pedía que se enviara en 1950 al presidente de la República Helvética. A él iba dirigida otra nota, pidiéndole que se ocupase de la publicación de sus poemas y de repartir sus beneficios entre los descendientes de los condenados políticos del Imperio de Austria – Hungría.



“¡Ah , por qué abandoné el camino
Que a la libertad me llevaba!”
Poema sin título, fechado el 8 de mayo de 1854
Solo unos días después de su boda.


Elisabeth, años setenta

Yo soy gaviota de ningún país,
No llamo patria a ninguna playa”
Elisabeth, Poema nº 7
Canciones del Mar del Norte


Se tapaba la cara con un abanico de cuero o con un velo a partir de los 35 años, para que nadie le viese las arrugas del rostro y lucía solo su espléndida figura.

La princesa aprovecha el tiempo que dedica a su cabello para leer, pensar en voz alta, escribir y relajarse. Acude a dietas estrafalarias, intensos ejercicios físicos y viste corpiño mojado que al secarse ciñe más su cintura. Se alimenta de un trocito de pan blanco, un sorbito de vino, hielos con zumo de naranja, caldo de carne, es decir, el jugo de la carne prensada aderezado con alguna que otra especie y por si esto la causaba indigestión, curas de uva en Merano y curas de agua mineral en los Alpes. Su equipaje, en sus muchos viajes, está formado por más de sesenta baúles, innumerables medicamentos, cataplasmas e inyecciones de cocaína para controlar el ánimo y los problemas menstruales y probablemente opio, un producto muy consumido por la aristocracia de la época.

Se va a Grecia, a la isla de Korfu en donde edifica un pequeño palacio al que llama Aquileon. Estudia griego de la mano de Constantin Christomanos, un poeta enamorado físicamente de ella y que sublima este deseo no correspondido con su patrocinio intelectual.

Quizás tuviera dos amantes; uno su primo, Luis de Baviera, el loco, y otro Gyula Andrassy un político-noble húngaro, aunque según ambos esta relación fuera mas bien ideal, la unión de dos almas. Se supone que no física. También se habló de un amor inglés.

Duquesa Elisabeth en  Baviera ante el castillo de Possenhofen,






“La sabiduría, herida
por la infancia de este mundo,
termina por afirmar
que es mejor volverse loco”
Elisabeth, poema <Anno Domini>









El 9 de septiembre del 1898 la Emperatriz duerme una vez más en su hotel preferido de Ginebra ,frente al lago Léman que tanto le gustaba porque decía que tenía el mismo color que el mar, se registró a nombre de la Condesa de Hohenembs, con el que solía realizar la mayor parte de sus viajes.

La Emperatriz se levanta más tarde sale y compra regalos para sus nietos en una tienda llamada Backer de artículos musicales.

Por la tarde quieren embarcar en el Lago Lemán con dirección a Caux, van retrasadas porque la Emperatriz ha tardado en vestirse. Cuando están a unos cincuenta metros del navío, un hombre se topa con ellas violentamente. Sissi cae al suelo, un cochero que había cerca le ayuda a levantarse ante la mirada atónita de los transeúntes, se recompone y dice: “No es nada, no es nada” y corren hacia el barco que se les escapa.

Una vez en el barco palidece, se siente desfallecer, cae al suelo. Ida, su acompañante, grita: ¡Un médico, un médico!. Acude una enfermera porque no hay ninguno a bordo, le desabrochan su vestido negro, en su pecho izquierdo se puede ver una gran marca de sangre oscura del tamaño de una moneda mediana. Le dan un terrón de azúcar mojado en alcohol que consigue hacerle abrir los ojos. ”¿ Qué me ha pasado ?”, pregunta. Esas fueron sus últimas palabras. Ida von Ferenczy informa al capitán de que la pasajera es nada más y nada menos que la Emperatriz de Austria. De inmediato el barco da la vuelta y regresan a puerto. En una improvisada camilla la llevan al hotel, avisan a los doctores Golay y Teiset, pero no hay esperanzas.


“Y cuando tenga que morir,
Me tumbaré en la playa”
Elisabeth ,poema nº 13
Canciones del Mar del Norte

Monumento a Sissi en el lugar donde fue asesinada en Ginebra, Suiza, a orillas del lago Leman.


Del libro de Ángeles Caso Elisabeth de Austria –Hungría Álbum privado una hermosa descripción de su muerte:
“Aquélla fue una gran muerte. Una vez más, los hechos de la vida cobraron su definitivo significado en el último momento. Ella siempre adoró caminar, y la vida se le fue caminando. Siempre amó los barcos, y expiró a bordo de uno. Siempre quiso ser una ciudadana anónima, y murió como una ciudadana anónima, sin archiduques ni cardenales a los pies de una cama con dosel. Siempre detestó ser emperatriz, y fue asesinada en nombre de un credo que proclamaba la inexistencia de todo rey.

En su despedida no hubo tumultos. Se derramaron pocas lágrimas. Pero a sus funerales asistieron ochenta y dos reyes y reninas con sus séquitos. Durante un rato, fingieron haber olvidado que, cuando estaba viva, Elisabeth los ignoraba. Había dicho que quería ser enterrada en Ítaca o en Corfú, o en cualquier otro sitio junto al mar, al aire libre.

Fue sepultada en la oscura cripta de los Habsburgo en Viena, debajo de la tierra de una ciudad que siempre la creyó loca y mala".


Máscara funeraria de la Emperatriz Elisabeth de Austria, Sissi.

“Esta noche soñé que habías muerto,
Y el sueño golpeó mi corazón.
¿Acaso quiero terminar con tu suerte?”
Elisabeth poema “Sueño en el valle mágico”



Referencias
Blog de Ana María Vázquez Hoys. http://www.bloganavazquez.com/
Elisabeth de Austria- Hungría Álbum Privado. Ángeles Caso


Pilar Sa Bravo

0 comentarios :

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Importante

Importante

Imprimir

Print Friendly and PDF

Entradas Recientes

Consulta Paloma Navarrete

Paloma en Twitter

Suscripción E-mail y Redes

Comentarios recientes

Enlaces de interés













ir arriba